El pasado miércoles 10 de agosto, el MVOTMA presentó ante la comisión de Medio Ambiente del Senado un Proyecto de Ley para el “Uso Sustentable de Bolsas Plásticas”. El objetivo es desestimular su uso y actuar ante un problema ambiental cada vez más preocupante.

De acuerdo a la página web del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, los miembros de la Comisión: Ernesto Agazzi, Pedro Bordaberry, María Aviaga, Leonardo De León y Mónica Xavier, recibieron a Alejandro Nario, Director Nacional de Medio Ambiente con quien intercambiaron propuestas e ideas acerca del proyecto.
Según Nario, se busca avanzar en cuanto a los términos ambientales asociados al uso de las bolsas plásticas de las que cada día vemos más como afecta a los océanos y la fauna que allí habita. Se está trabajando en la línea de limitar el consumo de bolsas. Nario señala que lo que se propone es similar a lo que existe a nivel internacional: un cobro diferenciado evitando que se entreguen de forma gratuita junto a una política de comunicación para que la población entienda cómo el uso de plásticos afecta el medio ambiente.

Luego de una campaña para promover el uso de chismosas sustituyendo las bolsas plásticas en 2008 se logró un descenso en el uso de bolsas de 431 bolsas por persona por año a 357 en 2015. A pesar de iniciativas como ésta, el impacto que tienen principalmente en los ecosistemas costeros y marinos sigue siendo significativo.

Quienes suministren las bolsas, estarán obligados a realizar o participar en campañas de sensibilización y concientización que apunten a la comprensión y adhesión de la ciudadanía a esta propuesta. Deberán, además, identificar las bolsas que suministren, contar con un sistema de recolección y ofrecer a la venta bolsas reutilizables.

Acerca del precio a fijar para las bolsas, Nario respondió que “será fijado en la reglamentación de la Ley, pero la idea es que sea un precio que desestimule el uso. Varios países de Europa promovieron acciones de similares características, Inglaterra hace pocos días anunció una reducción del 85% de las bolsas luego de aplicar una medida similar a la que proponemos.”

Un problema mundial:

El parlamento Europeo denuncia que cada año, 8 millones de bolsas de plástico terminan en la basura en la Unión Europea.
Cada habitante de la Unión, utiliza un promedio de 190 bolsas al año. De esas 100.000 millones de bolsas anuales generadas, 8000 millones terminan en lagos, ríos, campos o carreteras.
En el mar del Norte por ejemplo, el 94% de las aves tiene plástico en el estómago.
Para hacerle frente a este problema, el Parlamento Europeo ha impuesto una reducción drástica de las bolsas de plástico.
Dentro de la Unión existen diferencias drásticas: en Dinamarca y Finlandia, una persona usa 4 bolsas al año pero el panorama es muy distinto en países como Portugal, Eslovaquia y Portugal, donde el uso es 100 veces mayor.
Otros países han reducido drásticamente su uso a través de un método similar al que se quiere implementar en Uruguay: un impuesto obligatorio que puso fin a la gratuidad de las bolsas.
El Parlamento Europeo ha adoptado esta idea y su intención es implementarla en toda la Unión. Está previsto alcanzar un límite de 90 bolsas por ciudadano para 2019 y de 40 para 2025.

Las bolsas biodegradables:

No es una opción tan eficiente como pareciera, ya que si bien estas bolsas se descomponen en fragmentos más pequeños, el tiempo que tardan en desintegrarse por completo no difiere de las bolsas convencionales que son 500 años.

No hay comentarios

Dejar respuesta