Según informa el Carbon Disclosure Project (CDP) 533 ciudades (un 70% más que años anteriores) que globalmente representan 621 millones de ciudadanos revela sus estrategias climáticas en 2016. La mayoría de las nuevas incorporaciones, se encuentra en los países menos desarrollados como la República Democrática del Congo, Etiopía y Uganda.

Los objetivos son: controlar las emisiones, reforzar la capacidad de recuperación y proyectarse a sí mismas teniendo en cuenta los crecientes impactos del cambio climático.

Aumentar el conocimiento sobre los riesgos climáticos significa que más ciudades han hecho un inventario de emisiones de gases de efecto invernadero.
En 2011, una de cada diez ciudades publicó acerca de sus emisiones, ahora son cuatro de cada diez las que lo hacen. Más detalles de los datos sobre emisiones de cada ciudad están disponibles en el portal de CDP.

En el caso de América Latina, se vio un aumento del 66% de la información presentada por sus ciudades, con un total de 136 localidades que comparten datos este año. Más de la mitad de estas ciudades está en Brasil, incluyendo a la sede de las Olimpiadas de este año, Río de Janeiro, la cual publica sus datos por quinta vez a través del CDP.

Paul Dickinson, el Presidente Ejecutivo del CDP, manifestó estar entusiasmado de que “tantas nuevas ciudades, en particular de países en vías de desarrollo, hayan compartido por primera vez sus estrategias climáticas con el CDP. La revelación de la información climática impulsa la conciencia sobre el medioambiente y ayuda a los líderes de las ciudades a planear, financiar y construir ciudades resilientes y de bajas emisiones. No se puede controlar lo que no se puede medir, y este año los líderes de las ciudades alrededor del mundo envían un mensaje claro de que están listos y son capaces de aceptar el desafío del clima mundial”.

Según la CDP, entre los beneficios que genera que las ciudades se reporten podemos considerar:

– Mayor transparencia para los accionistas, los clientes y los ciudadanos
– identificar cómo las organizaciones hacen frente a las amenazas derivadas del cambio climático
– Destaque de las oportunidades de negocio disponibles
– Posibilidad de aumentar la eficiencia y reducir costos innecesarios

Hasta el momento no hay ninguna ciudad uruguaya que se haya sumado a esta iniciativa a diferencia de nuestros vecinos quienes se suman a la lista con Buenos Aires (Argentina) y 11 ciudades en el caso de Brasil.

No hay comentarios

Dejar respuesta